"Cada uno es dueño de su silencio y prisionero de sus palabras"

jueves, 11 de octubre de 2012

Definiendo

Cuando utilizo las palabras "por definición", al comienzo, o final, de cada pensamiento, sin duda se debe a que tengo alguna idea, al menos remotamente acabada, de lo que estoy queriendo transmitir; siempre a sabiendas que debo ser el peor comunicador de la historia, o al menos, de los peores que he tenido el gusto de conocer.

Si aparece el "por definición", no debe tratarse de mi o de lo que siento, y los segundos previos a tan "noble" invocación me encontrarán indagando, en alguna parte, aquel mínimo de sustento para aquello que quiero comunicar.

"Por definición" y "yo creo" nunca deambularon por mi mundo de la mano. "Por definición" esta acompañado de teoría, o al menos de praxis que lo sustente; por su parte, "yo creo",  tiende a ser menos valioso, un supuesto, una corazonada, o hasta sentido común, que sabemos, es el menos común de los sentidos.

Me puedo equivocar en el "yo creo", hay un "perdón" silencioso empaquetado en dicha expresión, no así en el "por definición", el cual contiene un pequeño gran pedazo de ego, entre cada uno de los abismos que hay en medio de cada letra.

"Por definición" parece salir de la cabeza, el "yo creo" hace estragos desde la panza.

Por definición, creo que estos conceptos están correctos y equivocados a la vez, yo creo que deberíamos ponerlos a danzar un rato y ver que sale de tal enrollo.

Por definición... a mi me da miedo prácticamente todo; y con todo me refiero a todo! Siempre es más fácil salir corriendo en la oscuridad que mantener luces marcando camino.

Por definición... me cuesta comprometerme, simplemente porque darte alojo implica que quieras reacomodarme el mobiliario, y tiendo a ser bastante obsesivo en como guardo mis cosas.

Por definición... es probable que nunca te diga lo que siento claramente, siempre preferí los callejones sin salida a los senderos abiertos que permitan llegar a alguna parte.

Por definición... no soy de pedir ayuda ni consejos, enfrentarme solo al clima parece ser más honorífico que tomarte de la mano para cruzar el temporal.

Por definición... soy terco, y muchas veces intolerante, cuando, a decir verdad, seguramente solo me he quedado sin argumentos.

Por definición... voy a estar siempre sonriente y apoyando, la primera puede llegar a ser una vil mentira, la segunda se sostiene solo hasta donde pueda hacerlo.

Por definición.... no me cuesta soltar, ni me cuesta aprehender, simplemente lo hago con las cosas equivocadas.

Por definición... soy agresivo, pongo en actos aquello que no logro poner en palabras. Por definición, también lo disfruto... por definición, también me genera angustia.

Por definición...  se que soy complejo, salvo cuando mi rostro me juega una mala pasada y me vuelvo más transparente que nunca.

Por definición... me cuesta perdonarme, aunque me encante alardear de lo contrario. Por definición... siento culpa, se me nota en la frente cuando me miro al espejo.

Por definición... estoy dispuesto a solucionar problemas del otro, cuando, por definición, apenas puedo hacerme cargo de los míos.

Por definición... soy un sujeto. 

Por definición...  por definición creo que soy mucho más que ésto, y eso.. eso también lo creo, eso también lo sé.