"Cada uno es dueño de su silencio y prisionero de sus palabras"

lunes, 27 de febrero de 2012

Nombres

Yo te prometí un post con nombres... demasiado, tal vez, para la astuta cobardía que parece seguirme el paso muy de cerca.

-¿Demasiado?.

Pues demasiados fueron los días en los cuales cargue tantas piedras sobre la espalda, supongo que los suficientes, o al menos los necesarios. Demasiados fueron los ensayos de un monólogo que llevaba tu rostro, demasiadas fueron las correcciones sobre él, muchas más fueron las veces que intenté recordarlo en tu presencia y no pude hacerlo.

Entre sorbos de café cargados de anécdotas y aires puros en tu compañía, dejé salir aquello que tanto estuvo cautivo, que otras tantas se alegró de tu presencia, que disfrutó de cada una de tus sonrisas, que supo apropiarse de cada uno de tus abrazos.

Más liviano, más tranquilo y más yo que nunca, es todo lo que tengo para finalizar este día, más de lo que hubiera pretendido para este lunes.. o para esta vida.

Yo te prometí un post con nombres, preferí regalarte una historia sin final... y un lápiz.

sábado, 18 de febrero de 2012

Landscape

Despertar, caminar, respirar. Sentidos torpes, ojos entre abiertos, el cigarro, el mate y el amigo.

La ducha, el espejo, la mochila y el desgano.

La lectura, los lentes, las flores y el vaso de coca.

El silencio, que hermoso silencio.....

La música, las noticias, el saludo y las respuestas.

El paseo, los madrugadores, los comerciantes, los buses, el semáforo, el cruce, la plaza.

Los recuerdos, los deseos, las ilusiones y los objetivos.

El perfume en la ropa, los abrazos, los reencuentros, las despedidas y la caminata de la noche anterior...

Divagues repletos de sentimientos, condenados a un hilo conductor tan efímero como las horas que he dejado atrás, pero tan esperanzadoras como las que están por venir. Nunca me atrevería a perder la esperanza, es solo cuestión de barajar las oportunidades. 

domingo, 12 de febrero de 2012

The sound of silence

Ecos de silencios, la copa, el vino, la soledad y la noche.

Palabras desnudas, sueños, mar, un faro y una luz que marca el camino.

Finales escritos, caminos difusos, baldosas estrechas. Entre el ruido y la calma, entre el miedo y la paz, entre lo que fui y lo que seré.

El crujir de las maderas, el redoblar de la brisa contra la ventana y esperanzas cobijadas por oscuridad.

Voces apagadas, recuerdos, miradas, sonrisas y una canción...

Desde el más profundo de mis olvidos, una voz extinta me susurra al oído ¿me escuchas?
- Si, te escucho...

jueves, 9 de febrero de 2012

Domingo

Parecía que el domingo lentamente se colaba por la ventana, lentamente como nosotros, siempre en movimiento y sin necesidad de medir palabra alguna que le diera, a ese instante, el respiro que el corazón necesitaba.

Abrazos, reencuentros, sueños y esperanzas se tejian entre cada una de las melodías que acompañaban la sonrisa de la primavera que, aquel octubre, vestía con alegría.

Adelante, tus manos acariciando el viento, a mi lado, tu mirada perdida en el más profundo de los pensamientos, y yo..  yo solo disfrutaba el momento.


miércoles, 1 de febrero de 2012

No olvides sonreir...

Nadie te aseguró que esto iba a ser fácil, ni siquiera para brindarte la certeza ingenua que tantas veces te hubiera dado la seguridad que necesitabas.  Existen secretos a voces que a veces preferimos no escuchar, situaciones que a veces pretendemos no ver, miedos que no somos capaces de enfrentar.

Tal vez no te hablaron de los ocasos, de las tormentas ni de las frías noches de Febrero...

Fue simplemente un olvido piadoso, el no recordarte que a veces la gente cambia, se aleja, o simplemente se marcha sin decir adiós...

Que a veces las victorias y los festejos, solo esconden, gentilmente, aquellas batallas que se pierden antes de ser libradas.

Comunicaciones a medias, abrazos perdidos y charlas que no pudieron ser... y todo antes de que te fueras a dormir.

Lo que si aprendiste...

Es que los ocasos terminan con la salida del sol, las tormentas se disipan, aclarando aún  más el cielo y las noches frías de Febrero solo arrojan arena, flores y mar...

La gente cambia, solamente porque crece. Se aleja, pero no sin antes dejar su huella. Se marcha... pero nos siguen acompañando, aunque a veces no seamos capaces de verlos.

Las batallas que perdemos nos enseñan. Las comunicaciones a medias nos invitan al reencuentro, los abrazos perdidos solo se hacen esperar,  y las charlas que no pudieron ser, tal vez.. y solo tal vez, es porque simplemente no ha llegado el momento para ello.

Al final... no olvides sonreír, siempre es más fácil si no olvidas sonreír.