"Cada uno es dueño de su silencio y prisionero de sus palabras"

viernes, 1 de marzo de 2013

Un mañana más

Te lo explique una vez y te lo explique dos.

Logro recordarte en tonalidades de gris, en aquella mañana que comenzaste a desvanecerte en la oscuridad de un iluminado día.

Siempre tuviste una justificación para ello, aunque no fuera del agrado de ninguno de los participantes.

Intenté por todos los medios, hasta los que creí más impersonales, aunque si de impersonal hablamos, tal vez nosotros fuimos el más impersonal de todos. No siempre, solo de un tiempo a ésta parte.

Lo intenté, de verdad que lo intenté.

Te llamé, te consulté, te felicité y en secreto te lloré, cada vez.

Hoy disfrutamos de los encuentros distantes, las risas apagadas, y las miradas burlonas que no pueden enfrentarte, no porque te tenga miedo... sino porque no me gusta regalarle miradas a extraños; llevo años trabajando para que valgan algo.

Intento buscarte y no estás, hay algo ahí, pero sin duda no sos vos, o al menos, no lo que eras. Tampoco soy yo, eso también es real.

Te lo explique una vez y te lo explique dos. En esta historia, la tercera parte no llega porque la segunda se quedó sin taquilla en pleno día de estreno.

Estas palabras no son solo mías, fue algo que escuche una mañana que ya no recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario