"Cada uno es dueño de su silencio y prisionero de sus palabras"

sábado, 22 de diciembre de 2012

De ilusiones y falsedades

De ilusiones venimos, creo que en eso debemos estar de acuerdo, siempre acuñadas entre palabras, abrazos a medio soltar, textos, mensajes  y sonrisas que solo existen el tiempo que dura una mirada.  Ilusiones falseadas, por supuesto, que no supieron cómo sobrevivir, pero supongo que de eso se trata ¿no es así? Siempre entre grises a medio definir, siempre el punto medio: el de media tarde, el del camino, el de la ruta... siempre entre mantener y reinventar. Desafío bello entre mantener y reinventar...

En ilusiones estamos, porque cada ladrillo de esta realidad tiene un poquito de ese material con que se fabrican sueños. ¿Qué sería de la realidad sin sueños? ¿Qué sería de nuestros objetivos si no pudieran abrazar utopías? porque si las utopías prosperan,  jamás volverán a ser llamadas utopías, serán llamadas pasado. Cada vez son más utopías que conquistamos y sueños que nos invaden para dar paso a una realidad más feliz.

Siempre ilusiones, siempre falseadas, siempre tan vivas. Casi que son el motor de la vida.

Hacia ilusiones vamos,  construidas con cada tramo, alimentadas con cada abrazo. Todo futuro, incierto y distante, se alcanza entre realidad y bocanadas de falsas brisas de primavera; será cada consenso de medianoche el responsable de delinear caminos y señales. Porque las ilusiones también son señales cargadas de ilusión…. aunque sea solo la necesaria, o al menos la suficiente.

Las ilusiones nos guían, nos dejamos llevar por ellas. Yo le hago caso a esa señal, la sigo con todos mis sentidos.

Que sería de nuestras mañanas sin despertares, o de nuestras noches sin utopías, porque de eso se trata a fin de cuentas; como dice el Tango, como dice el negro: “Amar es inventarse cada día, falsedades compartidas”

Y así es la vida, así somos nosotros, entre despertares y utopías.

Hacia Ilusiones vamos…

*** 

Este post navideño fue escrito (sin saberlo) a medias junto con Mayte, gracias amor... por todo!


“Amar es inventarse cada día, falsedades compartidas”
- Alejandro (el Negro) Dolina.