"Cada uno es dueño de su silencio y prisionero de sus palabras"

viernes, 15 de junio de 2012

Jazmines

No tuvimos tiempo para despedidas... me preocupa aún más, que tampoco nos hayamos tomado el tiempo para decir gracias, siempre olvidadas en medio de tantos perdones.

Falta hoy el aroma a invierno, impregnado en sábanas y piel, el sabor al mate por las mañanas, el humo del cigarro y la banda sonora de cada viernes.

No escucho ahora las risas descontroladas, las cabezas inclinadas invitando al encuentro, ni mucho menos las caricias cómplices, que intentaban sanar todo el tiempo las heridas.

No existen hoy los "buen día", los tiernos berrinches, ni las interminables charlas a mitad de tarde.

Felizmente, hay otras cosas, para las cuales, tampoco tuvimos tiempo...

No hubo tiempo para rencores, ni lo habrá. Hoy no existen las explicaciones, solo recuerdos. Hoy la mañana se funde con cálidas brisas de verano, dejando atrás las frías noches de invierno que solo nos contemplaron sin mediar en la contienda.

Esta vez las penas dieron paso a los buenos augurios. Esta vez las lágrimas solo inundan sonrisas, y los abrazos cobijan buenos deseos.

Intentamos ser lo mejor que podíamos construir de cada uno de nosotros, no me cabe duda de ello, simplemente no fuimos lo mejor que pudimos construir juntos.

Que el mundo siga siendo mundo.. el sueño.. ahora el sueño será parte de otra historia.

Gracias Ana...